lunes, 30 de marzo de 2015

Käthe Kollwitz

The Art / the Artics
Käthe Kollwitz
El realismo critico de Alemania
                  

Pintora, escultora, escritora, pacifista y notable artista gráfica alemana. Una de las figuras más destacadas del realismo crítico a finales del siglo XIX y principios del XX cuya obra Madre e hijo muerto, conocida como La Pietá de Kollwitz ocupa el homenaje a los caídos en el Neue Wache de Berlín.

Se la considera una figura clave de la Secesión de Berlín, su obra ha sido poco conocida internacionalmente hasta hace poco tiempo, debido a sus contenidos críticos y al esteticismo imperante. Es, sin embargo, una de las figuras más destacadas del realismo crítico a finales del XIX y principios del XX.

 
Estremecedora Piedad de Kollwitz en edificio de la Nueva Guardia

Nacimiento, Familia y educación

Hija de Karl Schmidt, socialdemócrata devenido masón, y Katherina Schmidt, hija del pastor luterano Julius Rupp, tuvo una formación basada en la religión y la caridad hacia los más necesitados. La muerte temprana de sus hermanos le provocó ataques de ansiedad y se cree que sufría del síndrome de Alicia en el país de las maravillas conocido como micropsia.

Tuvo como primer maestro al pintor Patsi Gustav Naujok. Durante 1885-86 estudia en Berlín bajo la dirección de Karl Stauffer. Y en esta época conoce a Max Klinger, cuya obra le influye decisivamente.

Durante su estancia en Múnich (1888-89), trata con los artistas Greiner, Max Fiedler, Kögel y conoce la literatura naturalista de Émile Zola, Henrik Ibsen, Máximo Gorki, Gerhart Hauptmann, cuya obra, en especial la del último, impregnará su propio arte.

En 1891 se casó con el médico Karl Kollwitz y se trasladaron a Berlín. Por estas fechas abandona por completo la pintura y se dedica exclusivamente a la gráfica. La pareja tuvo dos hijos, Hans y Peter, fallecido en combate en la Primera Guerra Mundial, lo que le causó una larga depresión.


Obras y Guerras

En febrero de 1893 la asistencia a la representación del drama Los tejedores de Gerhart Hauptmann le sugirió su primer gran ciclo gráfico: La rebelión de los tejedores (1893-97). El levantamiento  -imagen de abajo-(1899) y el Baile de la guillotina (1901) la consagran ante el público.
 
El Levantamiento

La segunda gran serie gráfica se tituló: Guerra de los campesinos (1902-08). Por este ciclo le otorgan el Premio Villa Romana, que le permitió trasladarse un año a Florencia.

Las obras anteriores se mueven estilísticamente en el naturalismo y realismo del s. XIX. En 1920 fue la primera mujer admitida en la Akademie der Künste berlinesa.


Segunda Guerra

A partir de su tercera serie: La guerra (1923), grabada en madera, se advierte un desplazamiento a la órbita expresionista. Las formas adquieren mayor sentido plástico, sobre todo en el Monumento a Karl Liebknecht. Por esta época realiza también numerosos carteles antiguerra como abanderada pacifista y socialista resistiendo el avance del nacionalsocialismo.

Obligada a renunciar su posición académica con el advenimiento
Llamado de atención Dringende Appell.
del nazismo en 1933. Había firmado la solicitada Dringenden Appell (llamado de atención) alertando sobre el peligro de la posible ascensión de Adolf Hitler, documento firmado por, entre otros, Albert Einstein, Walter Hammer, Theodor Hartwig, Arthur Kronfeld, Heinrich Mann, Pietro Nenni, Paul Oestreich, Franz Oppenheimer, Ernst Toller y Arnold Zweig.

Su obra fue retirada de los museos y prohibida toda exhibición pese a que los nazis usaron la imagen de Madre e hijo como propaganda.

En su última serie, La muerte (1933), alcanza la dimensión de lo visionario. En ella se aprecian más claramente las formas expresionistas y la influencia de Ernst Barlach y Edvard Munch.

En 1936 la Gestapo la arrestó a ella y su esposo con la intimidación de enviarlos a un campo de concentración. Ambos decidieron suicidarse pero debido a su fama y edad se le permitió abandonar Berlín. Su esposo murió en 1940 y su nieto en el frente, su casa berlinesa fue arrasada perdiéndose dibujos y documentos, ella se refugió cerca de Dresden como huésped del Príncipe Ernesto Enrique de Sajonia en el Castillo de Moritzburg y murió días antes del final de la Segunda Guerra Mundial.

Una plaza berlinesa y la calle donde vivió así como dos museos llevan su nombre en Berlín y Colonia y le fue otorgado póstumamente el Premio al mérito en la categoría civil llamado Träger des Pour le Mérite (Friedensklasse). Y en 1960 se estableció el Premio Käthe Kollwitz.

Los prisioneros. 



De: M Barrientos. @LidROgue

Fuentes: W ikipedia.org y A ritmodeboogie.blogspot.com

viernes, 27 de marzo de 2015

El oso de Moschino

Fashion / Tendencies
El oso de Moschino
El nuevo accesorio que trae de regreso un forma naïf

Moschino está imparable desde que Jeremy Scott se pusiera como Director Creativo de la firma -en junio-julio de 2014, para presentar la colección otoño-invierno 2014-2015-, y la calle acoge todas las llamativas y originales colecciones que presenta. Para su próximo Otoño-Invierno 2015-2016, la calle tendrá un nuevo amigo en el que apoyarse: un divertido Teddy bear. Pero no se tendrá que esperar una temporada entera para verlo pues son muchas las bloggers y fashion insiders que ya lo lucen en su día a día.



Cómo la sorpresa que causó Chiara Ferragni en Instagram -Fotos de arriba- usando un vestido con lo que parecían que eran osos de Moschino durante la semana de la moda de Milán -la última semana de febrero-. La blogger fotografió desde front row el regalito que dejó  Jeremy Scott a los asistentes, el cual era un oso que llevaba una camiseta que decía ‘This is Not a Moschino Toy’ haciendo referencia a ‘TOY’ el nombre de la última fragancia de la misma firma.

La senda marcada por Moschino bordea la ironía y se pasea por la mueca y la diversión. Jeremy Scott prosigue el camino y recupera ese guiño loco de los 80 que siempre ha tenido la moda de la firma, esta vez con un nuevo icono de la infancia para el envase de su perfume Moschino Toy: el osito de peluche que acompaña nuestros mejores sueños y los de Tous.

El simpar compañero de peripecias pespunta el bordado de la
humorística nostalgia Scottiana. Y es que ha conseguido el favor del público con su libérrima interpretación del Sueño Dorado Infantil. Sea como fuere, resulta interesante seguir las andanzas de Moschino entre tanto iconoclasta, pues este osito sólo desea, no hay más que mirar sus suaves zarpas, que le quieran.

Y en FashionLB , a pesar de la originalidad y la extravagancia, su nuevo bolso con cara de oso de peluche triunfará. Ya nos lo mostró con su colección fast food -inspiración McDonals- o su Barbie callejera.

Un pijama, una camiseta, una funda de móvil… sí son cosas que te pondrías con un osito, pero un vestido, una sudadera, una abrigo… un bolso… ¿te lo pondrías?







De: M Barrientos LidROgue
Fuenste: Bellezapura.com, trendencias.com y Vogue.es